Ferrari
458 Italia

V8 4,5L
Atmosférico

570 cv
Tracción trasera

F1 DCT
7 velocidades

2 plazas

"El último Ferrari atmosférico y posiblemente uno de los coches con sensaciones más puras y de circuito"

Nissan GT-R: El digno heredero de un mito

El Nissan GT-R es un superdeportivo coupé de 4 plazas distribuidas en forma de 2+2. Monta un motor V6 con una cilindrada de 3,8cc y para aportarle más empuje está sobrealimentado por dos turbocompresores.

El motor del GT-R, considerado todo un tesoro en el mundo de la automoción, ofrece una potencia máxima de 549CV y llega a alcanzar velocidades de hasta 315km/h.

A pesar de ser un vehículo puramente deportivo busca también la comodidad en la conducción.  La suspensión incorpora unos amortiguadores de dureza y altura variable con un sistema de amortiguación que se modifica en función de la conducción que se pretenda conseguir.

Utiliza un sistema de tracción total Attesa ET-S que ayuda a mantener la estabilidad durante la conducción, sin embargo y a pesar de ser un vehículo de tracción integral tiene la particularidad de que debido al reglaje de su diferencial central, el Nissan GT-R se comporta como un tracción trasera la mayoría del tiempo y únicamente manda fuerza a la parte delantera cuando la trasera pierde tracción.

Nissan GT-R: Toda una hazaña de la ingeniería del sector automovilístico

El mayor logro conseguido para este deportivo es su tiempo de aceleración, tan solo 2,8 segundos.

En la actualidad, ya son varios los deportivos que consiguen una aceleración inferior a 3 segundos en el 0-100 km/h, pero, que a principios del siglo XXI un deportivo de cambio automático y tracción integral consiguiera un tiempo de aceleración tan bajo, supuso prácticamente un hito sin igual.

Las diferentes formas de vivir la conducción a bordo del Nissan GT-R

Colocado bajo el instrumental para el control del sistema de climatización encontramos 3 botones, cada uno de ellos con 3 posiciones diferentes: normal, R y SAVE. Lejos de lo que pueda parecer, dicha botonera no está ahí solo para controlar la tracción del vehículo, sino para conseguir que este entregue todo su potencial. Los tres aspectos de la conducción que modifican estos botones son: la suspensión, la transmisión y el control de estabilidad. El conductor puede jugar con ellos en función del terreno, el clima y sus habilidades como piloto; teniendo siempre en cuenta que cuando seleccione el modo R para todos y cada uno de los botones, los sistemas de asistencia en la conducción quedarán prácticamente desactivados y él pasará a ser el dueño y señor del vehículo, como aliados: el volante y los pedales.

La transmisión de doble embrague del Nissan GT-R trabaja a merced de estos botones que modifican la respuesta del motor, el tiempo de cambio de marcha o el límite en las revoluciones, entre otras muchas cosas.

Por ejemplo, el modo normal da prioridad a la suavidad y engrana las marchas en 0,5 segundos, el modo seguro, SAVE, se adapta al terreno en condiciones de baja adherencia y con el modo R el GT-R es capaz de subir o bajar de marcha en tan solo 0,2 segundos.

Sensaciones en la conducción del Nissan GT-R

En líneas generales, el Nissan GT-R ofrece una conducción muy divertida que a su vez resulta muy segura y sobre todo la sensación que provoca su tiempo de aceleración es digna de experimentar.

El sistema de tracción y la potencia juegan un papel muy importante en cuanto a sensaciones en este vehículo, verdaderamente con cada aceleración todo tu cuerpo queda pegado al asiento sin remedio. La increíble velocidad a la que el Nissan GT-R sube de marchas no te permite una tregua ni tan siquiera para asimilar lo que está pasando.

Indudablemente, una sobredosis de excitación, emoción y adrenalina que siempre deja con ganas de volver a acelerarlo a fondo una vez más.